¿Qué es Seducción?

Hoy he decidido hablaros un poquito sobre qué es la seducción y de cómo existen concepciones completamente erróneas sobre ella. Miremos a la todopoderosa RAE. Si buscamos “seducción” nos deriva directamente a la definición de“seducir”, veamos que dicen los eruditos:

“seducir.

(Del lat. seducĕre).

  1. Engañar con arte y maña; persuadir suavemente para algo malo.
  2. Atraer físicamente a alguien con el propósito de obtener de él una relación sexual.
  3. Embargar o cautivar el ánimo”

Vayamos por partes: “engañar”, ¡vaya!, curioso término para hablar de seducción, pero si miramos el segundo ya es “para mear y no echar gota”. Así que para la RAE, seducir viene a ser engañar con maña o bien buscar una relación sexual atrayendo físicamente a una persona. Por cierto, cuadra bastante con la concepción de la misma que tienen nuestros amiguitos los “grandes gurús” 😛

Como siempre me hizo gracia la WIKIPEDIA, vamos a preguntarle a ver si nos aclara un poco mejor el asunto:

La seducción es el acto de seducir, de inducir y persuadir a alguien con el fin de modificar su opinión o hacerle adoptar un determinado comportamiento según la voluntad del que seduce. Aunque suele emplearse para referirse a intentos de conseguir interacciones de tipo sexual, se emplea también en español para referirse a intentos de atraer, físicamente o a una opinión.

El término puede tener una connotación positiva o negativa, según se considere mayor o menor cantidad de engaño incluido en la acción. Etimológicamente, “seducir” proviene del latín seductio, (acción de apartar). Y según él , en su primera acepción, seducir es “engañar con arte y maña”, aunque al tratarse de un término tan emocional cada autor ha acuñado su propio significado”. 

seduccion

Esta es una definición mucho más amplia y  conceptuada que la de nuestros amados retrógrados de la RAE.

“Muy bonitas e interesantes (aburridas) todas estas definiciones, pero ¿qué es Seducción para ti Dani?” Te lo definiré rápida y concisamente, seducción es TODO.

Bueno, en realidad, es toda aquella acción que desempeñamos al interactuar con otras personas. Me explico, seducir es atraer, pero no necesariamente como nos define la RAE, es atraer hacia una idea o hacia una opinión a alguien indiferentemente del sexo de la persona, la clave es la atracción.

El día a día está lleno de de ejemplos de seducción: cuándo tratáis con amigos os estáis seduciendo los unos a los otros, por eso ambos tenéis una percepción positiva y agradable. Otro ejemplo lo tenemos en el ámbito de la venta, si un comercial no seduce a un cliente es casi imposible que éste último compre su producto.¿Nunca has oído la expresión “esta idea me seduce”?

La seducción es mucho más que llevarse mujeres u hombres a la cama, es generar una confianza entre las partes, es despertar una atracción, crear fascinación, es demostrar respeto mutuo. En definitiva, es crear una relación mágica con la otra persona.

Pero a parte, la seducción es superarse a uno mismo, es encontrar tus límites, es descubrir tus virtudes, es enfrentarse a tus miedos, es aceptarse a uno mismo, etc.

Seducir es respetar, es conocer, es disfrutar, es libertad, es ser consciente de que vida sólo hay una, es acercarse a esa chica que te gusta para conocerla, es una mirada, es una palabra, es un gesto, una caricia, un beso.

La gente cree que la “Seducción” es sólo para un grupo de gañanes que anotan en un cuaderno a cuántas tías se tiran. Por favor, acabemos con esto. Todo el mundo debería aprender a seducir, tanto hombres como mujeres, y poder llevar a cabo ese poder a todos los ámbitos de la vida.

La Historia está plagada de seductores famosos y sólo apreciamos su capacidad para estar con multitud de mujeres u hombres, pero como ya te he dicho, la seducción es mucho más que eso, si no, mira el ejemplo deCleopatra, una de las mayores seductoras de la Historia. Se cuenta que tenía una belleza excepcional a la que ningún hombre se podía resistir, historia que ha sido desmentida por los grabados y dibujos de la época que dan testimonio de que su encanto radicaba más en su personalidad que en su aspecto físico. Pero lo realmente importante en la historia de Cleopatra es cómo supo utilizar la seducción a su favor y llegar a ser una de las reinas más importantes de Egipto.

Otros ejemplos los tenemos en otros grandes seductores como fueron Dalí, Picasso o Lord Byron, que supieron interpretar el verdadero potencial de la palabra “seducción”.

En mi caso concreto, la seducción me ha servido para conocerme a mí mismo, para superar mi timidez, para superar todos mis limites, para convertirme en una persona mucho más segura y mucho más sociable, para perseguir mis sueños y lograrlos, para vivir multitud de aventuras y para conocer a un montón de chicas maravillosas, pero sobre todo para ser libre, para llevar las riendas de mi vida.

Espero que con este artículo te haya abierto un poco los ojos sobre la verdadera concepción de la seducción y de su poder. Por favor, no caigas en la trampa de que es sólo la clave para conseguir mujeres. La seducción es mucho más que eso.

¿Te ha gustado el artículo? si es así, te pido como siempre que nos regales una acción social, la que más te guste, G+, Twitter o Facebook. Por cierto, ¿qué es la seducción para ti? cuéntanoslo en los comentarios.

Déjanos tu opinión